¡ Somos rivales, no enemigos!

Se paraliza la ciudad. Los corazones laten más acelerados. El miedo y la alegría, se apoderan del cuerpo. Un nuevo clásico platense, llegó a