Un Tigre lastimado

El conjunto de Victoria, pasa por uno de sus peores momentos futbolísticos. En dos años, pasaron por la institución, nada más y nada menos que seis directores técnicos. Mauro Camoranesi (dirigió solo siete partidos), no pudo sumar de a tres. Cinco empates y dos derrotas. Tras la baja del campeón del mundo con la selección italiana, Pedro Antonio Troglio, tomó la posta.

25 cotejos dirigió. 37% de efectividad. La dirigencia estaba conforme con su labor, pero su entorno no tanto. Dos derrotas consecutivas en la Superliga, la última frente a Gimnasia, terminaron con su ciclo. El DT cortó el vínculo y partió hacia Universitario (Perú). Facundo Sava, agarró el mando. Dos victorias en 11 juegos. Final de ciclo. La gente cansada de los malos resultados, exigía un entrenador ya conocido. Caruso Lombardi, bicampeón con el club, llegó como el “Salvador”.

No fue así. 28 futbolistas fueron los que trajo, pero no dieron resultado. 9 puntos en 15 partidos, y afuera. Cristián “Lobo” Ledesma, siguió con el mandato. Solo dirigió seis cotejos. Tres empates, un triunfo y dos derrotas. La búsqueda de un nuevo director técnico, en una Superliga que ya había echado a  6 personas de su cargo, no era nada sencilla. Juan Carlos Blengio, encargado de la reserva, estuvo sentado en el banco frente a Independiente. Obtuvo un empate.

Actualmente, Mariano Echeverría, dirige al equipo que está en zona de descenso. 18 puntos suma Tigre en lo que va de la Superliga, tres más que Gimnasia, pero con una realidad más complicada. ¿Juega del todo mal? No. Le cuesta cerrar los partidos. No logra darle esa vuelta de tuerca que falta para encontrar los resultados. Por último, viene de igualar 2-2 ante San Martín de Tucumán, y esta tarde buscará acercarse más al lobo, para ilusionarse con la permanencia.