Porque Gimnasia se lo merece

Sí, Gimnasia es finalista de la Copa Argentina. ¿Por qué? Porque se lo merece. Los eternos años de lucha con la estabilidad del club, el plano futbolístico, la pelea por volver a jugar en el Juan Carmelo Zerillo y todo lo que rodea el mundo del deporte, algún día tenían que darle una satisfacción. Ganarle a River, no fue casualidad. Para eso tuvo que trabajar muchísimo, pero que le vamos a hablar de luchas al lobo, si de eso sabe mucho. Que le vamos a hablar de luchas al hincha, que se banca todo y que siempre está fiel al equipo.

¿Es fácil ser hincha de Gimnasia? “No”, me dice Timoteo, tripero apasionado con lágrimas, tras la clasificación del equipo a la final de la Copa Argentina ¿Por qué? Le pregunto. ” Porque no, tenemos que pelear el día a día, somos muy distintos al resto de los equipos. Los denominados grandes, están acostumbrados a los buenos momentos, nosotros tenemos más malas que buenas, pero jamás dejamos al club de lado, porque somos Gimnasia. Respiramos Gimnasia, comemos Gimnasia, dormimos pensando en Gimnasia”.

Sus palabras lo dicen todo. El hincha está acostumbrado a “Bancar los trapos”. “Las buenas ya van a venir” dice una de las canciones que entonan en las tribunas del Bosque. Y sí, el fútbol le debe a Gimnasia, como así también a otros equipos. ¿Por qué siempre tienen que ganar los grandes? ¿Por qué siempre tienen que ser los favoritos? La respuesta más rápida que te dan es: “La historia lo dice”. Nunca se vio en ningún escrito, entonces, el lobo se permite soñar. ¿Está mal? Claro que no.

¿Tiene que luchar aún más fuerte? Sí. También es cierto que fuerzas les sobran. En este 2018, no consiguió todos los resultados que esperaba. Está siete puntos por arriba del descenso, le cuesta mantener un nivel futbolístico regular, tiene tres lesionados, pero hay algo que logró y en eso es único. Eliminó de la Copa Argentina a Boca Juniors y a River Plate. Para muchos, una tontería, pero para el hincha, algo inolvidable. ¿Podrá dar un paso más? No se sabe, lo cierto es que la va a luchar como lo hizo siempre, porque en su caso, la historia lo demanda