“No nos conformamos con nada”

Banco Provincia venció en condición de visitante a Gimnasia por 2-1 y accedió a las semifinales de la División de Honor. A lo largo de toda la serie, las dirigidas por José Luis Rifourcat fueron superiores en varios aspectos a las Lobas. Uno de ellos fue en el armado, donde la encargada de realizarlo fue Luna Silberstein, quién se detuvo después del encuentro a conversar con ADN Deportivo sobre las triperas, el juego de las Bancarias y los objetivos de su equipo.

La alegría de ganarle a Gimnasia

Al comienzo, las locales demostraron un gran rendimiento ante Banco que provocó que la diferencia en el primer set fuera de 25-11. Sin embargo, en el segundo levantaron su nivel y se impusieron a sus rivales con autoridad. Además, los escasos errores negativos fueron muy importantes para que las albiazules no pudieran acercarse en el marcador y así, las Verdinegras pasaron a la siguiente instancia.

Eso desató la alegría de las Guapas, que bajo la mirada de Silberstein, “eliminar a Gimnasia es una satisfacción grande, como eliminar a cualquiera, porque en cuartos querés ganar“, explicó. En la misma linea, entendió que vencerlas a ellas y a Estudiantes “es un gustito diferente porque es el clásico platense, pero en realidad es lindo ganarle a todas“.

La temporada de Banco y lo que viene

También, la nacida en Buenos Aires comentó que no se sintieron muy superiores a las Lobas, aunque destacó que el hecho de conocerse durante más tiempo fue fundamental para vencerlas. “No se si lo fuimos en toda la serie porque en el primer set de este partido nos ganaron con mucha altura, capaz que en los momentos clave estábamos más aceitadas porque ellas no juegan juntas hace mucho y nosotras desde el año pasado“, manifestó. Por eso, sostuvo que jugaron de igual a igual, pero “capaz estuvimos más afianzadas y por esa razón les ganamos“.

Justamente, el hecho de que las Bancarias se conozcan desde hace un tiempo mayor que las jugadoras de Gimnasia fue determinante para que no sólo se llevaran la serie, sino para mantener el alto rendimiento que mostraron. Sobre esa cuestión, la número 10 dijo que “tuvimos muchas lesiones, como la de Cortés Cardulli, Biaín y Corzo, pero estuvimos muy bien porque a la que le tocó jugar se afianzó rápido y no se notaron demasiado las falencias“. A su vez, remarcó que en lo individual se sintieron, aunque en lo colectivo estuvieron muy sólidas.

Por último, Silberstein argumentó que están “para seguir y dar todo, no nos conformamos con nada y vamos a dar todo hasta el último momento en que nos toque darlo“. De esta manera, ella y sus compañeras están dispuestas a colocar a su club en lo más alto, pese al adversario que tengan enfrente.