Se acabó la espera

No es el clásico platense pero sí uno de los partidos más esperados por los amantes del vóley y seguidores de la División de Honor. Motivos hay de sobra. Hoy Gimnasia y Banco Provincia vuelven a encontrarse en el Polideportivo Víctor Nethol desde las 21.30 por el postergado de la séptima fecha del Torneo Oficial. Sí, cuando está a punto de comenzar la 13° jornada del certamen, salen a la cancha para tachar el último asterisco en el calendario.

Gimnasia es un histórico, candidato en todas las competencias y con varios títulos en su haber. Por su parte, Banco Provincia experimentó un crecimiento notable tras su ascenso en 2014/2015; primero se consolidó en la máxima categoría, luego le dio pelea a los mejores equipos y finalmente se subió al podio del Oficial primero y luego disputó su primera final en la Copa Metropolitana.

Gimnasia atraviesa un proceso de recambio tras la salida de algunas referentes, pero mantiene jugadoras experimentadas que apuntalan el crecimiento de las jóvenes. El proyecto del vóley de Banco apuesta muy fuerte a sus inferiores, pero en División de Honor mantiene la base de un plantel que, si bien tiene a muchas chicas jóvenes y sumó algunas piezas, se conoce mucho y está súper consolidado.

Lobas y Guapas se han enfrentado varias veces a nivel metropolitano, en Superliga y en Liga Argentina. Siempre brindaron grandes espectáculos, incluido el último en el que Banco se quedó con el pase a la final de la Copa Metropolitana. Este año también se midieron en la competencia nacional con un triunfo para cada uno. Sus presentes son diferentes porque el conjunto verdinegro ya está clasificado a los playoffs aunque busca quedar lo más arriba posible. Las dirigidas por Paula Casamiquela aún no sacaron pasaje a la próxima instancia, pero están cerca de conseguirlo y su objetivo es meterse entre los mejores seis.

Por esto es que el choque entre los equipos platenses es uno de los más esperados. Llevan distintas camisetas, viven distintos presentes, pero siempre están dispuestos a brindarse al máximo para conseguir los tres puntos. Hoy no será la excepción.