Taladró sin despeinarse

Gimnasia se recuperó de su caída ante Vélez en Liniers, y venció en el Polideportivo “Victor Nethol” a Banfield por 3-0. El encuentro correspondió por la novena fecha del Torneo de División de Honor, dónde las locales se impusieron 25-12; 25-12 y 25-13. Con este resultado, las Lobas quedaron en segunda posición, detrás de Boca, mientras que el Taladro se mantiene en el último puesto. Bergé fue la goleadora del partido con nueve anotaciones.

La falta de experiencia de Banfield

Desde el comienzo se notó la diferencia de nivel entre unas y otras. Las visitantes presentaron un equipo repleto de juveniles que poco pudieron hacer ante unas Lobas que se impusieron rapidamente en el primer set. Como en el parcial 15-6, dónde las recepciones negativas hicieron que los ataques de las locales se resolvieran sin complicaciones. Ese aspecto fue un determinante a la hora del desarrollo del encuentro porque eso permitió que las diferencias se evidenciaran demasiado, destacándose los errores en la recepción de Popovich y de la libero Marrero. Aquellos fallos transcurrieron a lo largo del cotejo producto de la falta de experiencia y del poco rodaje de las jugadoras del elenco del Sur.

Pocos desaciertos en las locales

Lo que erraron las dirigidas por Vendramini, lo acertaron las Triperas porque conociendo el nivel de sus adversarias no se permitieron fallar y darle la oportunidad de acercarse en el marcador. El único aspecto donde primó el error fueron en los saques, porque el partido no tenía la intensidad y la dinámica de otros, y por eso algunas ejecuciones impactaron en la red. Un dato que es ejemplo de esta cuestión es que los errores negativos de Gimnasia durante el último set fueron apenas tres, de los cuales dos fueron de saques y el restante por una recepción fallida. Entonces, gracias a los pocas equivocaciones de las dirigidas por Casamiquela, Banfield nunca pudo competir ante un rival demasiado superior.

Los aportes de Bergé, Cortegoso y Palma

Si bien ninguna jugadora tripera desentonó, y el rendimiento entre ellas fue parejo, las virtudes ofensivas de Cortegoso, Palma y Bergé fueron clave para que su equipo definiera fugazmente el partido. Porque cuando una de ellas no anotaba, aparecía la otra para ser la referencia en un conjunto local que también contó con algunas juveniles. Vale destacar también el aporte ofensivo de Bolatti, que durante el segundo set estuvo muy oportunista sobre la red, aprovechando los espacios que dejaban las visitantes luego de devolver la pelota al campo contrario. Así, las Lobas obtuvieron un triunfo sin despeinarse ante un Banfield falto de madurez.